21 oct. 2009

'la proyección cinematográfica simultánea de un concierto más multitudinaria'.


Acompañado por secciones de viento, cuerda y una banda al completo, bajo la dirección de Trevor Horn, productor de su último disco, Reality Killed the Video Star, Robbie Williams firmó un concierto al que asistieron famosos como el cantante Will Young o el actor Ian McKellen.
   Para evitar las críticas que le llovieron después de su aparición en el programa The X Factor, Robbie no dudó en colocar un 'autocue' al fondo de la sala, para no equivocarse en las letras de ninguno de los temas que interpretó, entre los que incluyó clásicos como Rudebox, Angels o Feel.