23 may. 2010

Ámsterdam es la capital de los Países Bajos o, como muchos lo conocen, Holanda. El agua es protagonista de la ciudad, compuesta por islas comunicadas por puentes y separadas por canales navegables.

Una peculiaridad es que las pistas del aeropuerto de Schipol, donde aterrizarás si vuelas a la ciudad, están situadas a más de cuatro metros bajo el nivel del mar del Norte. Esto es algo que sucede en muchas zonas del país, lo que le da el nombre de Países Bajos.
amsDesde 1996, en Ámsterdam hay seis rutas turísticas, que se señalizan por colores en placas como las que indican los nombres de las calles. Cinco de esas rutas parten de la Estación Central, y ayudan al turista a no perderse ninguna de las atracciones imprescindibles de la ciudad. Las rutas se pueden hacer caminando, pero en Ámsterdam es algo muy común desplazarse en bicicleta.
El Barrio Rojo es muy famoso entre los turistas. Es la parte antigua de la ciudad, y permite meterse en su historia. Pero también es conocido por ser dónde se pueden probar los placeres adultos. Por este motivo se puede explorar tanto de día como de noche. Aquí se encuentra el que se dice es el edificio más antiguo de Ámsterdam: Oudekerk, una iglesia que originalmente estaba dedicada a San Nicolás, el patrón de la ciudad.
El mercado de flores lo forman veinte puestos flotantes en los que se pueden comprar los famosos tulipanes, así como semillas, bulbos y plantas. También venden recuerdos de la ciudad.
Pero, sin duda, nadie puede irse de Ámsterdam sin antes haber dado un paseo en una de esas barcas con el techo de cristal por uno de los muchos canales que componen la ciudad.